José Emilio Muñoz Labra

Informática, poesía y un largo etcétera

LLuvia, temblores y rock

Cuando en Concepción llueve,
nadie se sorprende.
Cuando pasa la lluvia,
tampoco.
Si vuelve a llover,
menos.

Cuando en Concepción tiembla,
nadie se sorprende.
Cuando deja de temblar,
tampoco.
Si vuelve a temblar,
menos.

Cuando en Concepción rockean,
nadie se sorprende.
Cuando dejan de rockear,
tampoco.
Si vuelven a rockear,
menos.

Ciudad de lluvia, temblores y rock
¿Qué más se le puede pedir a la vida?



Add your comment

XHTML: You may use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>