José Emilio Muñoz Labra

Informática y un largo etcétera

¡Qué bueno que regresaste!

¡Qué bueno que regresaste!
extrañaba tus ojos almendrados,
tu piel lozana en canela,
tus manos creadoras de magia.

¡Qué bueno que regresaste!
Tu ausencia desató caos en el vacío.
No puedo concebir realidades sin tí.
No puedo delirar sueños sin tu respiración.

Manos blancas de nieve furiosa,
perfil perfecto en armonia con tu aura,
deseo esquivado, contradictorio y paradójico.
Tu presencia te hace imponente.

Tu mirada es peligrosa, pero no me pidas esquivarla.
El señuelo es claro, voy hacia él.
Tu voz debilitará todo intento vano.
Tus movimientos glorifican tu regreso.



Add your comment

XHTML: You may use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>