José Emilio Muñoz Labra

Informática, literatura y un largo etcétera

Archive for the ‘Vida’ Category

Mientras observaba

Mientras observaba sentía el dolor de recuerdos inquietos asomados en algún rincón de esa bodega llamada mente. Las imágenes asomaban nítidas, sobrepuestas en la escena vívida, pero fría y punzante. La ansiedad sonreía a cada movimiento, las percepciones asomaban amenazantes dispuestas al ataque, los gestos se desdoblaban ocultando intenciones y deseos. Si el tiempo hubiera sido verdugo, la hora era la indicada; si la soledad cadalso, todo estaba listo; si el silencio tuviera sentencia, los juicios habrían terminado. No habían ojos, ni bocas, las manos eran inútiles, las piernas piedras inmóviles. Lo peor nunca llega, el punto de inflexión no existe en esta dinámica, el desgaste está prohibido, la sorpresa no ha sido creada. Todo cansa y muere. Fue robado el respiro feliz de la confianza en los días. Las fórmulas secretas de divino alivio fueron quemadas en la fogata de la disociación emocional. El desprecio aflora como escudo y espada, la dignidad clama por una vuelta a la cordura, el respeto grita por su lugar, mientras el sentimiento perceptivo gana todos los puestos a empujones. El poder lo tomas desangrando la tranquilidad, el silencio de las lágrimas aniquilará tus planes, la esperanza del tiempo será el engaño definitivo.

A la izquierda del roble – Mario Benedetti

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero el Jardín Botánico es un parque dormido
en el que uno puede sentirse árbol o prójimo
siempre y cuando se cumpla un requisito previo.
Que la ciudad exista tranquilamente lejos.

El secreto es apoyarse digamos en un tronco
y oír a través del aire que admite ruidos muertos
cómo en Millán y Reyes galopan los tranvías.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero el Jardín Botánico siempre ha tenido
una agradable propensión a los sueños
a que los insectos suban por las piernas
y la melancolía baje por los brazos
hasta que uno cierra los puños y la atrapa.

Después de todo el secreto es mirar hacia arriba
y ver cómo las nubes se disputan las copas
y ver cómo los nidos se disputan los pájaros.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
ah pero las parejas que huyen al Botánico
ya desciendan de un taxi o bajen de una nube
hablan por lo común de temas importantes
y se miran fanáticamente a los ojos
como si el amor fuera un brevísimo túnel
y ellos se contemplaran por dentro de ese amor.

Aquellos dos por ejemplo a la izquierda del roble
(también podría llamarlo almendro o araucaria
gracias a mis lagunas sobre Pan y Linneo)
hablan y por lo visto las palabras
se quedan conmovidas a mirarlos
ya que a mí no me llegan ni siquiera los ecos.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero es lindísimo imaginar qué dicen
sobre todo si él muerde una ramita
y ella deja un zapato sobre el césped
sobre todo si él tiene los huesos tristes
y ella quiere sonreír pero no puede.

Para mí que el muchacho está diciendo
lo que se dice a veces en el Jardín Botánico

ayer llegó el otoño
el sol de otoño
y me sentí feliz
como hace mucho
qué linda estás
te quiero
en mi sueño
de noche
se escuchan las bocinas
el viento sobre el mar
y sin embargo aquello
también es el silencio
mírame así
te quiero
yo trabajo con ganas
hago números
fichas
discuto con cretinos
me distraigo y blasfemo
dame tu mano
ahora
ya lo sabés
te quiero
pienso a veces en Dios
bueno no tantas veces
no me gusta robar
su tiempo
y además está lejos
vos estás a mi lado
ahora mismo estoy triste
estoy triste y te quiero
ya pasarán las horas
la calle como un río
los árboles que ayudan
el cielo
los amigos
y qué suerte
te quiero
hace mucho era niño
hace mucho y qué importa
el azar era simple
como entrar en tus ojos
dejame entrar
te quiero
menos mal que te quiero.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero puedo ocurrir que de pronto uno advierta
que en realidad se trata de algo más desolado
uno de esos amores de tántalo y azar
que Dios no admite porque tiene celos.

Fíjense que él acusa con ternura
y ella se apoya contra la corteza
fíjense que él va tildando recuerdos
y ella se consterna misteriosamente.

Para mí que el muchacho está diciendo
lo que se dice a veces en el Jardín Botánico

vos lo dijiste
nuestro amor
fue desde siempre un niño muerto
sólo de a ratos parecía
que iba a vivir
que iba a vencernos
pero los dos fuimos tan fuertes
que lo dejamos sin su sangre
sin su futuro
sin su cielo
un niño muerto
sólo eso
maravilloso y condenado
quizá tuviera una sonrisa
como la tuya
dulce y honda
quizá tuviera un alma triste
como mi alma
poca cosa
quizá aprendiera con el tiempo
a desplegarse
a usar el mundo
pero los niños que así vienen
muertos de amor
muertos de miedo
tienen tan grande el corazón
que se destruyen sin saberlo
vos lo dijiste
nuestro amor
fue desde siempre un niño muerto
y qué verdad dura y sin sombra
qué verdad fácil y qué pena
yo imaginaba que era un niño
y era tan sólo un niño muerto
ahora qué queda
sólo queda
medir la fe y que recordemos
lo que pudimos haber sido
para él
que no pudo ser nuestro
qué más
acaso cuando llegue
un veintitrés de abril y abismo
vos donde estés
llevale flores
que yo también iré contigo.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero el Jardín Botánico es un parque dormido
que sólo despierta con la lluvia.

Ahora la última nube a resuelto quedarse
y nos está mojando como alegres mendigos.

El secreto está en correr con precauciones
a fin de no matar ningún escarabajo
y no pisar los hongos que aprovechan
para nadar desesperadamente.

Sin prevenciones me doy vuelta y siguen
aquellos dos a la izquierda del roble
eternos y escondidos en la lluvia
diciéndose quién sabe qué silencios.

No sé si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero cuando la lluvia cae sobre el Botánico
aquí se quedan sólo los fantasmas.

Ustedes pueden irse.
Yo me quedo.

Carta abierta a Luz de Luna

Querida Luz de Luna: Feliz cumpleaños. Escribo con un pie sobre la espalda.
Querida Luz de Luna: Después de indagar por múltiples caminos, buscando respuestas a tantas cosas que no entendía, creo que he encontrado una respuesta verosímil a todo lo que ha pasado. En la carta que dices que no leíste, pero que creo que leíste, lo único que hice fue pedirte disculpas por el error. Lo hice tres veces, dominado por la ansiedad, la pena y el deseo de arreglar las cosas pronto. Obviamente algo no anda bien, porque me niegas el saludo que antes fluía espontáneo y alegre por parte de los dos.
En esta búsqueda, más que encontrarte nuevamente, me he reencontrado conmigo mismo. Me he dado cuenta de que muchas de las cosas que me limitaban eran debido a un letargo, a que no había algo que me movilizara, que me motivara a salir de la zona de confort. Sin querer, toda esta situación ha sacado de mí cosas buenas y malas que ni siquiera sabía que tenía, y que forman parte de mi esencia.
Curiosamente, todo esto hace que te quiera aún más. Indirectamente has hecho lo que he buscado siempre en otra persona: Que me exija sacarme partido.
En algún momento tuve mucha rabia, hay veces en que recaigo, pero es menos. Cuando me di cuenta de que te quiero, entendí que toda esta situación debía manejarla con emociones positivas, aunque percibiera que de tu parte pasara todo lo contrario. Lo que no me perdono es la situación incómoda que te generé producto del error.
No sé si ya has perdonado el error y ahora evitas el contacto para que no vuelva a pasar una situación parecida. Por la expresión de tu rostro cada vez que nos topamos, siento que aún estás enojada.
Es muy probable que las consecuencias del error las tenga que seguir pagando por mucho tiempo más. Ya me he acostumbrado a esta situación. Quisiera contarte tantas cosas, pero sé que no tienes ni el ánimo ni las ganas de escucharme.
Lo sabes, escribir es una vía, un escape, pero también hay que atreverse a hacerlo. Quizás este atrevimiento traiga consecuencias, pero asumo el riesgo. Solo un malintencionado, o una malintencionada, podría sacar provecho de esto para perjudicarme.
Seguramente te importa un cuesco todo esto, pero tenía que decírtelo.
Querida Luz de Luna: Feliz cumpleaños. Un gran abrazo, saludos y mucho amor en todo.

¡Feliz Año 2019!

new-year-3812762_1280

¡Tengan todos un muy feliz año 2019! Espero que se cumplan todos sus planes y objetivos trazados, y que la continuidad de lo ya realizado pueda seguirse desarrollando de acuerdo a lo planeado.

Por mi parte el año recién pasado fue un año lleno de emociones. Un año que me sacó de una zona de confort y me está llevando a vivir intensamente un periodo de creatividad que nunca antes había experimentado. Si hay algo que agradecer, es aquello. Las decisiones que se tomaron, algunas impulsivas, otras fuera de contexto, me han llevado al estado actual de las cosas, lo que me ha hecho darme cuenta de algo muy simple: Estoy cómodo y feliz cuando soy quien quiero ser y cuando hago las cosas, no de acuerdo a modelos y esquemas establecidos, sino como surgen desde mi ser, de acuerdo a mi esencia. O sea, soy feliz cuando soy José Emilio. Suena simple, pero es muy profundo.

Si han visto más poemas, si han visto más reflexiones, si han visto más sentimientos en mis escritos, es por eso. Hay alegrías, hay penas, hay sensaciones; pero la síntesis de todo es que me siento más feliz y pleno.

Un gran abrazo para todos y sigamos en la aventura de este maravilloso viaje que es la vida.

¡Feliz 2019 para todos!

Feliz Navidad 2018

christmas-tree-1149619_1920

Feliz Navidad para todos quienes leen este blog, y en general a todos quienes han leído alguno de mis escritos, ya sea aquí o en las redes sociales.

Espero que pasen un muy buen momento junto a sus respectivas familias y seres más queridos. Hay ocasiones en que, ya sea por trabajo, alguna emergencia, o cualquier otra circunstancia, la Navidad puede verse un poco opacada por alguna ausencia. Espero que no sea el caso para ninguno de ustedes.

Mi mayor deseo en estos momentos es que un abrazo sincero, un “te quiero” desde el fondo de un hermoso corazón, un bello gesto de alegría y buena intención sean tus mejores regalos de Navidad.

Un gran abrazo para todos y Feliz Navidad!

1 de Mayo de 2018

Hoy, 1 de Mayo de 2018, se cumplen 8 años desde que mi papá partió al descanso. Han sido años en que lo he extrañado mucho, pero también he aprendido a reconocer su legado en las cosas que he hecho durante este tiempo.

Más allá de su esfuerzo por lograr financiar una buena educación y todo lo que requerían mis tratamientos médicos, su mayor herencia va en los profundos valores que me dejó, entre los que se destaca el amor a Dios.

Hay días en que extraño aquellos diálogos en donde hablábamos de los temas que nos apasionaban o cuando reíamos de las mismas cosas. Sin embargo, también tengo la esperanza de que en algún momento nos reencontraremos, restaurados y ahora sí, sin nada que impida cumplir con todas las cosas que él deseaba hacer una vez que tuviera un hijo.

Por el momento queda ese buen recuerdo que reconforma en momentos complicados y que trae a la memoria los consejos que en su momento me dio y que siguen vigentes.

¡Feliz Año 2018!

Image by BiljaST

¡Feliz año nuevo amigos! Una vez más hemos completado una vuelta al sol. Lo hacemos con alegría y con muchas expectativas acerca de lo que viene. Todo debe seguir una continuidad tanto de los proyectos que se han iniciado como también de lo que hemos definido como nuestros objetivos en la vida.

Personalmente el año que pasó ha sido muy bueno, de un gran crecimiento espiritual y personal. Al hacer la retrospectiva encontramos tres acontecimientos muy importantes que detallo ahora:

  1. Director del Ministerio en Favor de las Personas con Discapacidad de la Iglesia Adventista Central de Concepción: Sin lugar a dudas ha sido un gran desafío el que se me encomendó. Esto significó un crecimiento tremendo en muchos aspectos para todos los involucrados en esta enorme tarea. Doy gracias al Señor que nos acompañó y guio en todo momento. Este año nuevamente estaremos trabajando para este ministerio por lo que los desafíos se multiplican y la comunión, relacionamiento y cumplimiento de la misión se profundizan.
  2. Reinicio de mi tratamiento: Después de muchas evasivas, finalmente este año he retomado todo lo que dice relación con mis tratamientos y rehabilitación. Ha sido un proceso positivo en todos los aspectos. Hemos logrado controlar la espasticidad dentro de lo que se puede y he aprendido nuevas técnicas para mejorar mi rendimiento motor dentro de la severidad de mi impedimento físico.
  3. Vocal de mesa: Fue toda una sorpresa. Como cualquier chileno estaba consultando mis datos para confirmar donde me tocaba votar, cuando me encuentro con la sorpresa que había sido nominado como vocal de mesa. Fue una experiencia distinta, cumpliendo con un deber cívico que creo que todos deberíamos cumplir al menos una vez en la vida.

En fin, el 2017 fue un año positivo, con muchas experiencias y enseñanzas. Espero que el 2018 sea muy bueno para todos. Un gran abrazo y el mejor deseo de éxito en todos los planes que emprendan.

Feliz Navidad 2017!

Image by JESHOOTS

Muy Feliz Navidad para todos mis amigos, seguidores y lectores presentes en mis redes sociales y a quienes leen este blog. Espero que puedan disfrutar estas fiestas en familia y si no es así, puedan estar en un buen ambiente, con buenos deseos para todos.

Muchas veces hemos hablado acerca del sentido de la Navidad. Hoy no volveré con eso, pero espero que todos puedan tener ese pequeño momento de reflexión, serenidad y paz que merece una conmemoración como esta. El momento de las compras o el cumplir con los compromisos debiera dejar lugar a la evocación de aquel humilde nacimiento de quien renunció a toda su gloria celestial para salvar a la humanidad y así entregar el mayor gesto de amor conocido en todo el universo.

Un regalo que hoy te puedo dar es mi corazón, mi abrazo y mi amistad. Espero que sea de tu agrado.

¡Feliz Navidad para todos!

7 años

7 años

Hoy se cumplieron 7 años desde que mi papá inició su descanso. Obviamente se le extraña, pero cada día que pasa es uno menos para nuestro reencuentro.
Hoy habían unas flores en su tumba, que seguramente se las dejó mi prima a quien le agradezco el gesto, ya mi papá está sepultado al lado de su querida hermana Oriana.
De esta manera, entonces, quedó muy bien adornado con el arreglo que le habíamos traido y las flores.

Cumpleaños 45

El 45 es un buen número. Es lo que dura un tiempo en el fútbol, es la diferencia entre 1290 días y 1335 días, es la mitad de un ángulo recto, es lo que duraba un lado de los cassettes antiguos cuando uno grababa canciones de la radio y es el número de años que cumplí ayer 25 de abril de 2017.
Como nunca recibí muchos saludos, tanto telefónicos como por mensajes de whatsapp y facebook. La tecnología siempre muy presente, que acorta las distancias y hace cercanos los afectos.
Muchas gracias a quienes se dieron el tiempo de saludar y estamos al habla como siempre.