José Emilio Muñoz Labra

Informática y un largo etcétera

Archive for the ‘Testimonio personal’ Category

La previa a una nueva participación en Teletón

Este año se emitirá un reportaje, acerca de mi testimonio de rehabilitación, en la Teletón Chilena. Se trata de la continuidad del reportaje emitido en la Teletón de 1996. Estoy muy contento de participar nuevamente en esta campaña. Siento que es la mejor manera que tengo para devolver algo de lo mucho que me ha entregado la institución en mi proceso de rehabilitación.

Muchas cosas han cambiado desde la última vez que participé en una campaña de Teletón. La gran diferencia que noto es que hoy la gente, al estar más informada (mal o bien, pero informada), es más crítica de la manera en la que se realiza la campaña y cuesta más convencerla acerca del gran beneficio que significa la Teletón para miles de niños.

La prueba más tangible de los resultados de la Teletón son los institutos y los resultados de los tratamientos realizados en ellos. Yo soy una prueba visible de que la rehabilitación y la integración de las personas con discapacidad es posible. Así como mi caso, hay muchos más que demuestran que a veces pequeños avances, que para los demás son rutina diaria, para uno significan una gran victoria. De no ser por la obra de la Teletón, muchos discapacitados, a lo largo de los años, no habrían tenido las oportunidades de acceder a tratamientos de alta calidad, con la mejor tecnología posible y con todos los profesionales necesarios, dentro de un ambiente grato, lleno de cariño y compromiso solidario, expresado en los miles de voluntarios que apoyan las actividades de motivación e integración que se realizan como complemento al tratamiento médico.

Por eso mi compromiso es claro y sin condiciones. La rehabilitación es una palabra maravillosa, puedo dar fe de aquello.

Dejo acá algunos videos relacionados.

El lanzamiento de la Teletón 2011

El himno de la Teletón 2011

Isidora, la niña símbolo

Links relacionados:

Lanzamiento de Teletón 2011

El pasado martes 27 de septiembre participé del lanzamiento de la Teletón 2011, que se realizó en el Instituto Teletón de Santiago.

El evento fue muy sencillo y cálido. En primer lugar cantó un coro de niñas de la Teletón, para posteriormente presentar a Maite, una niñita paciente de la Teletón. Después se presentaron los comerciales de la campaña de este año, para posteriormente dar paso a mi participación. En esta ocasión, nuevamente di un microdiscurso de treinta segundos, donde apelé principalmente a lo que ha significado la Teletón para mí. De un diagnóstico inicial que indicaba que sería un vegetal, pasamos a los logros que he obtenido en mi vida: lograr un título profesional (Ing. Civil Informático), tener un buen trabajo y seguir adelante con más objetivos por cumplir. Una vez que terminé de hablar, pude apreciar que Mario Kreutzberger se emocionó con mi intervención. Finalmente habló Don Francisco, quien presentó a Isidora, la niña-símbolo de este año.

Para mí siempre ha sido un agrado participar de las actividades relacionadas con la Teletón. Además de compartir con personas que han pasado por experiencias similares a las mías, el hecho de devolver algo de lo mucho que me ha entregado la institución, en términos de rehabilitación e integración, me hace sentir muy bien.

Espero que este año la Teletón sea una de las más exitosas de la historia. Con la ayuda del desplante de Isidora, la niña-símbolo, los animadores y artistas, las empresas auspiciadoras, pero por sobretodo, el aporte de cada uno de ustedes, estoy seguro que lo lograremos. Pero no olvidemos que nada de esto tiene mayor valor, si además de contribuir para la campaña, no hacemos de los buenos sentimientos que afloran en la Teletón algo permanente. La Teletón dura 27 horas, pero la rehabilitación e integración de las personas con discapacidad deben ser los 365 días del año.

Aquí van algunas fotos:

27092011189
Junto a la bella Carolina de Morás
.

 

Inicio Teletón 2011: Con la Fuerza del Corazón
En plena intervención. Nótese la imagen de fondo, es mi participación en la Décima Teletón (1991).


Inicio Teletón 2011: Con la Fuerza del Corazón
Con Rafael Araneda.


Inicio Teletón 2011: Con la Fuerza del Corazón
Isidora y su mamá.


Inicio Teletón 2011: Con la Fuerza del Corazón
Isidora con los animadores.

Links relacionados:

A Santiago los pasajes

Este lunes 26 y martes 27 de septiembre estaré en Santiago, invitado por la Fundación Teletón al lanzamiento de la Teletón 2011.
Estoy muy contento por asistir. Hace mucho tiempo que no visito la Teletón de Santiago. Será una buena oportunidad para revalidar lazos y cooperar con la causa de la Teletón, cosa que siempre hago con mucho agrado.
No sé si tendré tiempo para visitar amistades, pero espero volver pronto.
Saludos a todos y nos vemos!.

Nuevo Teatro Teletón

El pasado miércoles 29 de Abril se puso la primera piedra del nuevo Teatro Teletón, el cual se llamará Centro Artístico Cultural y de Convenciones Teletón, que estará construido en la misma manzana en la cual se encuentra el actual.

Surgen sentimientos encontrados. Por un lado es una alegría contar con un recinto que cuente con la infraestructura adecuada a los nuevos requerimientos que exigen los últimos avances en transmisiones televisivas. Ya se han pasado dos sustos por amago de incendio en el actual teatro. Pero por otro lado me inunda cierta nostalgia al recordar momentos claves de mi vida que tuvieron como su locación, y también como su escenario, al ex Teatro Casino Las Vegas.

Recordaré algunas de ellas:

A fines de Noviembre de 1991 fui invitado a participar en la Décima Teletón. La llegada a ese Teatro por primera vez, aún la recuerdo como algo mágico. El teatro estaba cercado por unas panderetas pintadas totalmente con los emblemas de la Teletón de ese año. Después de pasar por ese cerco, se entraba  a un enorme patio en donde se apreciaban los camiones de los canales de televisión (recuerdo específicamente dos, Canal13 y Mega). Al bajarnos del auto, entramos a una especie de sala de espera con un agradable olor a jalea de frambuesa, ese olorcito se mantendría en todo el lugar.

Después de la entrevista con Don Francisco pude permanecer en el teatro como público viendo el resto del programa. En la tarde, a eso de las 15 o 16 horas, el calor era insoportable. La sensación era como estar dentro de un auto, en un día soleado, con todas las ventanas cerradas y sin la ventilación encendida.

La impresión de estar en el lugar desde donde salia la transmisión para todo Chile, el sentirse parte de algo grande, el saberse reconocido en su esfuerzo, son sensaciones indescriptibles. A partir de ese momento los recuerdos asociados a ese teatro siempre han sido gratos y revitalizadores.

Finalmente nos retiramos del teatro a las 20:30. No volvería hasta cinco años después.

En Diciembre de 1996 me tocó asistir nuevamente. Esta vez mi testimonio versaría acerca de los momentos finales de la universidad. Al llegar al Hotel Majestic (el hotel de concentración de los entrevistados teletón), unas productoras me indicaron que mi testimonio y posterior entrevista sería a las 5 de la mañana. Lo más chistoso es que me mandaron a dormir para que estuviera bien en la entrevista, pero yo tenía muchas ganas de ver la teletón completa, por lo que esa instrucción fue imposible de cumplir.

Esa noche me llamó una de las productoras y me dijo que pasarían a buscarme en media hora, para que pudiera ver el programa en directo, como yo quería.  Al llegar nuevamente al teatro, las emociones volvieron a ser intensas. El olorcito a jalea de frambuesa ya no estaba, pero los sonidos eran los mismos y muchas caras ya eran conocidas.

La entrevista y testimonio ya son conocidos por muchos, fue uno de los momentos inolvidables de mi vida.

Al otro día volví con otro joven a recibir un reconocimiento especial por nuestros respectivos testimonios. Nuevamente emociones y sentimientos profundos en ese viejo teatro de la calle Rosas, hoy Mario Kreutzberger.

Quienes han estado allá saben lo laberíntico de sus pasillos; la salida para los periodistas ubicada al fondo de la sala; el enorme patio; el ascensor que alivianó mucho los traslados; la espectacular acústica; el rinconcito donde los entrevistados podemos ver el show, sin que el tiro de cámara te capte.

A mediados de 1998, fui invitado por Teletón a participar de un seminario acerca de telecomunicaciones y discapacidad que tuvo lugar en la sede de la Cepal. Después de esa participación fui invitado a un almuerzo en el teatro. Al retirarnos del lugar pasamos por la sala principal. Fue extraño ver esa sala sin escenografía ni luces, pero principalmente el silencio que la inundaba resultó para mí conmovedor.

Puedo parecer sentimental, quizás hasta ridículo, por parecer tan apegado a un lugar físico, sin considerar que lo principal es que no se pierda la escencia del alma de la Teletón, independiente del lugar. La primera vez que asistí como invitado a la Teletón, uno de los productores me dijo “Esta es tu casa, este es tu Teatro”. Siempre cuando te mudas de una casa tienes estos sentimientos encontrados, te llena la nostalgia pero también te acompaña la ansiedad por conocer la nueva casa y pareciera que el tiempo se hiciera eterno durante la mudanza. Mientras para muchos ese lugar es solamente la ubicación de la pega o en donde ver algún lindo espectáculo, para mí es el lugar donde ocurrieron eventos importantes de mi vida y en donde ésta fue conocida por millones de personas.

Felicitaciones a Teletón por lograr esta nueva casa. Se lo merece holgadamente. A partir de la inauguración se inician nuevas historias, nuevos éxitos y nuevos recuerdos. Siempre recordaré al “viejo teatro” con el cariño y añoranza que una familia extraña a su primera casa.

  • La noticia de la primera piedra aquí.
  • El actual Teatro Teletón aquí.

Aquí va un video 3D de presentación del nuevo teatro. La calidad del video no es muy buena, pero da una idea de como será.

La siguiente foto fue tomada en una de las oficinas del viejo teatro, el año 1998.

Oficina teatro

30 años de Teletón

Ya se cumplen 30 años de la Teletón. Todos quienes hemos estado, de una manera u otra ligados a esta causa, nos preparamos para 27 horas que en esta ocasión serán muy especiales dado el hito que se cumple.

Tengo la fortuna de haber sido paciente de Teletón desde sus inicios. Mis padres pudieron apreciar la diferencia entre la atención médica, el trato y la integración de un hijo con discapacidad antes de Teletón y después de Teletón.

Antes de Teletón, un niño con discapacidad era objeto de burlas, discriminaciones odiosas, un humillante deambular de médico en médico buscando alguna esperanza de tratamiento y en caso de ser encontrado, un agobiante itinerario de especialidad en especialidad. No hay que olvidar que la rehabilitación implica un equipo interdisciplinario de especialistas entre médicos fisiatras, kinesiólogos, terapeutas ocupacionales, cirujanos, ortesistas, urólogos, sicólogos, etc. También, en ese tiempo, lograr que un colegio común matriculara a un niño con discapacidad sólo podía conseguirse con éxito dependiendo de la buena voluntad de los directores. El contexto indicaba un verdadero desconocimiento acerca de lo que era la discapacidad. Ese desconocimiento sólo redundaba en magras perspectivas a futuro.

Hace 30 años, la televisión chilena presenta por primera vez el mundo de la discapacidad de una manera que muchos pueden considerar cruda o fuerte, pero que es sólo la realidad que enfrentan miles de familias en Chile. Cada historia mostrada refleja el esfuerzo, la tenacidad, la perseverancia, pero sobretodo el amor puesto por aquellos padres que son quienes mejor saben el valor de un paso, de una sonrisa, de un gesto, por pequeño que sea por parte de aquellos hijos.

Después de Teletón, un niño con discapacidad tiene posibilidades reales de tratamiento médico de primer nivel, con los mejores especialistas del país en la materia, y con el equipo interdisciplinario reunido en un sólo lugar. Ahora se sabe donde ir por una atención apropiada, sin necesidad de deambular. Ya no hay tantas humillaciones ni discriminaciones y tenemos una generación de chilenos que hasta admira a aquellos que han logrado, con su discapacidad, ser capaces para afrontar la vida.

Eso es Teletón, eso son los 30 años, traducidos en una sola palabra mágica y maravillosa, REHABILITACIÓN.

Dejo este video con el himno de la Teletón 2008. Este video en particular me gusta mucho, porque los niños de Teletón tienen una destacada participación , más que los artistas. Ellos son los verdaderos protagonistas de la campaña y no debemos perder de vista que es su atención digna en los centros construidos gracias a Teletón lo que logramos mantener con nuestro aporte.

Participación Teletón 1998

Teletón 98

El año 1998 es el último en el cual tengo una participación activa en la campaña de la Teletón. Se trató de un año muy frenético en torno a colaboraciones para la Fundación

A mediados de ese año participé de un foro en la Cepal acerca de telecomunicaciones y discapacidad, que contó con la presencia de especialistas de diversos rincones del mundo. En aquella ocación diserté acerca de las ventajas que aportan las tecnologías de la información para todas aquellas personas que llevan algún tipo de discapacidad.

Tres meses después fuí invitado al lanzamiento de la Teletón 98, en donde se celebraban 20 años del inicio de la cruzada. Me correspondió hacer un microdiscurso (de un minuto) en el que di testimonio de lo que significaba la Teletón para mí. Entre los asistentes estaban: Eduardo Frei Ruiz-Tagle, Presidente de la República de aquel entonces; Joaquín Lavín, alcalde de Las Condes en esa época; Lucero, que lucía hermosísima; Angélica Castro, absolutamente bella y un largo etcétera de personajes del mundo político, empresarial y artístico.

A la semana siguiente me invitaron al programa Gigante y Usted, conducido por Don Francisco. En aquella ocación me tocó repetir el microdiscurso anterior. Entre los invitados que compartieron set conmigo estaban: un inquieto Sergio Lagos, una tierna Adela Secall y una despampanante Patricia Manterola, que se sentó al lado mío en el camarín. El resto de los personajes no los recuerdo.

A finales de ese año, recibí un llamado de un productor de la Teletón. La idea era presentar junto a Don Francisco, el testimonio de un niño que padece la misma discapacidad mía (espasticidad severa) y que tenía los mismos sueños míos de cuando niño. La idea me parecio genial y acepté inmediatamente.

Coincidentemente, la empresa donde trabajo era auspiciadora de la Teletón en ese entonces, por lo que acompañé a sus ejecutivos a la entrega del aporte correspondiente en el Estadio Nacional.

Aquel momento constituye para mí la coronación de una etapa de la rehabilitación muy exitosa en términos terapeúticos y humanos. Pase de ser paciente de la Teletón, testimonio de ella, compañero de Don Francisco por unos minutos en la animación y finalmente parte de la delegación de una empresa auspiciadora. Puedo decir con orgullo que soy parte de la historia de la Teletón y que mi testimonio, sin dudas, abrió muchas puertas a muchos otros pacientes.

Testimonio Teletón 1996

 

 

Agradezco a la gente del grupo TELETONFOTECH por subir el video de mi participación en la Teletón 96. Es emocionante recordar aquellos momentos en los cuales , gracias a la magia de la televisión, la vida pasa por unos minutos y se ve que el esfuerzo no ha sido en vano. El cariño recibido por la gente en aquella oportunidad me dio mucha más fuerza para seguir adelante en este camino tan largo, pero tan gratificante que es la rehabilitación.