José Emilio Muñoz Labra

Informática y un largo etcétera

Archive for the ‘Pesadillas’ Category

Martillazos

Imagen de hombre martillando

No sé de qué manera llegaron esos drogos a mi cuarto de hotel. Cuando entré a él los vi, totalmente descontrolados, agarrando a martillazos las murallas.

La fuerza que manejaban era descomunal y sólo decían “mierda” por cada martillazo que daban. Eran cuatro tipos jóvenes, menores de veinticinco años, visiblemente borrachos y drogados. No me veían, yo estaba en medio de ellos, pero no me veían. Sólo les importaba destrozar las murallas del cuarto. No dañaron los muebles, el televisor, ni el frigobar, sólo les importaban las murallas.

Finalmente su faena concluyó cuando todos juntos, al unísono, golpearon un espejo repitiendo, como un coro, “Mierda” por última vez.

Bombardeo frustrado a mi casa

Imagen de f16 en formación
Decidí salir al patio ese día, el pasto estaba demasiado grande y era necesario cortarlo. Eran aproximadamente las cinco de la tarde.

Por la radio se escucha que el avión presidencial hará una escala técnica en la ciudad antes de emprender rumbo al sur, por lo que se invita a todos los que quieran contemplar tal maravilla tecnológica a ir al aeropuerto y aprovechar de saludar a las autoridades.

Repentinamente empezó a sentirse un ruido de aviones ensordecedor, que parecía no provenir de ningún sitio. Miro hacia el cielo y desde el norte aparece una bandada de F16 volando a muy baja altura. Su aspecto es terrorífico, parecen animales hambrientos en busca de su presa. El ruido aumenta cada vez más, y el cielo queda tapizado de esos pájaros de apariencia galvanizada.

De uno de los aviones, baja un proyectil de tamaño mediano, parecido en aspecto a una botella de bebida de 500cc. Su trayectoria se asemeja a un torbellino. Poco a poco el proyectil se acerca peligrosamente a mi casa, hasta que finalmente éste cae cerca de la puerta que da al patio, sin estallar. Mientras eso ocurre, por otro lado del patio, cae otro proyectil, también sin estallar.

Una vez que los aviones se han alejado, decido examinar el primer proyectil que cayó. En su interior hay un líquido extraño, de color amarillo, puede tratarse del explosivo, así que lo trato con cuidado. Busco el otro proyectil. Finalmente lo encuentro cerca de la ventana que da a mi cuarto.

Pareciera que se tratara de un ataque planificado, sin embargo las bombas no estallaron. Puede tratarse de un susto, una broma, un blanco equivocado, o simplemente un accidente. Los proyectiles los guardo para mostrárselos a un tío ex piloto que puede darme alguna pista acerca de qué son y de qué se trata aquel extraño y viscoso líquido amarillo.

En la noche los noticieros de la televisión informan que el avión presidencial, junto a su comitiva, llegaron sanos y salvos al aeropuerto de la ciudad y que cualquier asomo de contra manifestación terrorista ha sido debidamente controlado de manera preventiva.