José Emilio Muñoz Labra

Informática, poesía y un largo etcétera

Sueño Atormentado

Tuve un sueño atormentado entre dos frentes. Uno más amable que el otro, pero igual de intensos, pasionales y desgarradores.

Quise despertar, pero ellos me retenían. Me miraban y me atrapaban como un anzuelo caza al pez, como una red detiene al pájaro libre en su vuelo, como la arena entorpece mis pasos.

Había gritos que se confundían con trinos. Había palabras que se desvanecían en las tinieblas.

Una luz de luna rodeó el ambiente. Una espiral interminable me indicaba la salida. La luz quiso invadir la espiral. Cuando me subí a ella, ésta crecía más y más para no ser alcanzada por esa luz fría que la acechaba.

Luchamos, lloramos y gemimos. La luz encandiló, la espiral envolvió ese universo de laberintos.

Concepción, febrero 2019

¡Feliz Año 2019!

new-year-3812762_1280

¡Tengan todos un muy feliz año 2019! Espero que se cumplan todos sus planes y objetivos trazados, y que la continuidad de lo ya realizado pueda seguirse desarrollando de acuerdo a lo planeado.

Por mi parte el año recién pasado fue un año lleno de emociones. Un año que me sacó de una zona de confort y me está llevando a vivir intensamente un periodo de creatividad que nunca antes había experimentado. Si hay algo que agradecer, es aquello. Las decisiones que se tomaron, algunas impulsivas, otras fuera de contexto, me han llevado al estado actual de las cosas, lo que me ha hecho darme cuenta de algo muy simple: Estoy cómodo y feliz cuando soy quien quiero ser y cuando hago las cosas, no de acuerdo a modelos y esquemas establecidos, sino como surgen desde mi ser, de acuerdo a mi esencia. O sea, soy feliz cuando soy José Emilio. Suena simple, pero es muy profundo.

Si han visto más poemas, si han visto más reflexiones, si han visto más sentimientos en mis escritos, es por eso. Hay alegrías, hay penas, hay sensaciones; pero la síntesis de todo es que me siento más feliz y pleno.

Un gran abrazo para todos y sigamos en la aventura de este maravilloso viaje que es la vida.

¡Feliz 2019 para todos!

Feliz Navidad 2018

christmas-tree-1149619_1920

Feliz Navidad para todos quienes leen este blog, y en general a todos quienes han leído alguno de mis escritos, ya sea aquí o en las redes sociales.

Espero que pasen un muy buen momento junto a sus respectivas familias y seres más queridos. Hay ocasiones en que, ya sea por trabajo, alguna emergencia, o cualquier otra circunstancia, la Navidad puede verse un poco opacada por alguna ausencia. Espero que no sea el caso para ninguno de ustedes.

Mi mayor deseo en estos momentos es que un abrazo sincero, un “te quiero” desde el fondo de un hermoso corazón, un bello gesto de alegría y buena intención sean tus mejores regalos de Navidad.

Un gran abrazo para todos y Feliz Navidad!

Agresividad Pasiva

¿Por qué me discriminas?
¿Por qué me agredes?
¿Por qué me maltratas?
¿Por qué me desprecias?

Hieres mi alma y mi sentir
Desgarras el corazón sangrante
Reflotas viejos dolores difusos
Desangras la fuente del espíritu

Agresividad pasiva
Hostilidad sutil
Sangría punzante
Demolición efectiva

Como alfiler en los ojos de Edipo
Como dedo recién amputado
Como navajazos en el pecho
Así me duelen tus pasos

Por favor, termina, detente, no sigas
¡Me duele, me duele y me duele!

Paloma Herida

Paloma herida, tu vuelo es disperso
¿Dónde vas? Vientos contrarios te ofuscan
Tu dolor te mueve con lágrimas ocultas
Te ves nerviosa en tu revolotear confuso
Tus alas desafían el dolor quebradizo

Paloma silenciosa, misterio desgarrador
¿Cómo puedo ayudarte? Tus ojos brillan
No hay dolor sin un pasado angustioso
Vuelas temerosa y tierna sobre la lejanía
Tu rastro adorna el cielo indiferente

Paloma lejana, mirada melancólica
¿Qué te amenaza? Huyes presurosa
Quiero ayudarte, cuidarte y curarte
No hay cura en tu corazón lastimado
Tus heridas contagian mi interior

Paloma herida
Paloma silenciosa
Paloma lejana

Te busco, también te espero
Te extraño, también te pienso

LluviConce

La lluvia en Concepción cae implacable a su salida
Debe bajar dos cuadras para tomar la micro
El camino es oscuro hasta parece infinito
¿Alguien dijo TropiConce? ¡No, esto es LLuviConce!

Apúrate micro, ¿Por qué tardas en llegar?
¿No la ves que solo desea llegar a su casa?
Octubre, pero la lluvia parece de junio
En el puente todo se transforma en tempestad

La micro avanza muy rápido, como una nave
Por un momento ella se sintió en la galaxia
“¡Qué bien que te apuras! Quiero tomar un café”

Faltan las últimas cuadras antes de llegar
Ya queda menos, no decaigas, no falta nada
Por fin, después de tanto andar, llegas a casa

Artículo en Diario de Concepción

José-Emilio-Muñoz-2018
El pasado domingo 7 de Octubre, el Diario de Concepción publicó un artículo que muestra mi experiencia de inclusión laboral en Lotería. El artículo viene acompañado de un video bien bonito.
Dejo acá el link:
https://www.diarioconcepcion.cl/el-talento-es-inclusivo/2018/10/07/el-talento-es-inclusivo-jose-emilio-munoz-labra-ingeniero-en-loteria-de-concepcion.html

¿Y si nos atrevemos?

¿Y si nos atrevemos?
Pues no lo escribas, ¡hazlo!
Pero, ¿y si me equivoco?
No pasa nada, ¡dale!

No mires la pantalla
Toma el teclado, escribe
No añores el cuaderno
Ve a la repisa, tómalo

No hagas tantas preguntas
Investiga, contéstalas
No me mires así
Acércate ya, háblame

No quiero contemplar
Quiero hacer, crear, vivir
¿Y si nos atrevemos?
Perfecto, comencemos

Ha caído una hoja

Ha caído una hoja del viejo árbol
El viento la arrastra por la vereda
Nadie la ve pasar, todos siguen su camino
Un hombre la pisotea sin verla.

Quisiera rescatarla, pero el viento la empuja
Solo la veo como avanza hacia un destino incierto
A lo lejos se funde con un prado
Con un rastrillo la echan fuera.

Un niño la coge y la observa
No le gusta, porque es café, no verde
La hoja vuelve a revolotear serpenteante
El viento sopla fuerte, ella parece elevarse.

Hoja errante, liberada del árbol
Amas tu libertad sin condiciones
Sin embargo sabes que libre eres mortal
Tu pacto con el viento es irreversible.

1 de Mayo de 2018

Hoy, 1 de Mayo de 2018, se cumplen 8 años desde que mi papá partió al descanso. Han sido años en que lo he extrañado mucho, pero también he aprendido a reconocer su legado en las cosas que he hecho durante este tiempo.

Más allá de su esfuerzo por lograr financiar una buena educación y todo lo que requerían mis tratamientos médicos, su mayor herencia va en los profundos valores que me dejó, entre los que se destaca el amor a Dios.

Hay días en que extraño aquellos diálogos en donde hablábamos de los temas que nos apasionaban o cuando reíamos de las mismas cosas. Sin embargo, también tengo la esperanza de que en algún momento nos reencontraremos, restaurados y ahora sí, sin nada que impida cumplir con todas las cosas que él deseaba hacer una vez que tuviera un hijo.

Por el momento queda ese buen recuerdo que reconforma en momentos complicados y que trae a la memoria los consejos que en su momento me dio y que siguen vigentes.